GRIPALIZACIÓN COVID-19

GRIPALIZACIÓN COVID-19

Desde el lunes 28 de marzo de 2022 en España vuelve a cambiar nuevamente la estrategia de vigilancia y control frente a la covid-19 tras haber superado la fase aguda de la pandemia. Ahora pasamos a la «gripalización del COVID-19».

A partir del 28 de marzo de 2022 DESAPARECEN:

  • El aislamiento obligatorio de los que den positivo en coronavirus cuando sean asintomáticos o tengan síntomas leves.
  • La obligatoriedad de realizar cuarentena a los contactos estrechos.

No obstante, en caso de dar positivo, sí deberán continuar adoptándose las medidas preventivas siguientes:

  1. Reducir todo lo posible las interacciones sociales.
  2. Utilizar constantemente la mascarilla.
  3. Mantener una adecuada higiene de manos durante los 10 días posteriores al inicio de los síntomas o prueba positiva.
  4. Evitar contacto con personas vulnerables.
  5. Evitar la participación en eventos multitudinarios.
  6. Los casos confirmados tienen que informar a sus contactos estrechos de su diagnóstico positivo para que estos a su vez también tengan en cuenta las medidas de prevención mencionadas.

¿Si doy positivo y me encuentro bien tengo que ir a trabajar?

Los casos asintomáticos tendrán que ir a trabajar, aunque se recomienda el teletrabajo.  

Las únicas personas trabajadoras que no deben acudir a su puesto de trabajo en los primeros 5 días desde el inicio de síntomas o de la fecha de diagnóstico son: las que trabajen en entornos vulnerables (centros sanitarios asistenciales, centros sociosanitarios y centros de día, centros penitenciarios y otros centros con personas institucionalizadas) o las que asistan a estos colectivos.  En este caso deberán contactar con su médico de atención primaria.

Al quinto día, y si los síntomas han desaparecido, se hará una prueba de antígenos que, de ser positiva, se repetirá cada 24 horas hasta dar negativo.

¿En qué casos hay que realizar vigilancia y/o cuarentena?

Serán los sanitarios los que a partir de ahora impondrán las cuarentenas o no, en función del riesgo de cada paciente.

La vigilancia se centrará en los mayores de 60 años y también en las personas con patologías que las hacen vulnerables frente al virus del COVID-19, como pueden ser inmunodeprimidos y embarazadas.

A las personas sanas en principio ya no se les hará PCR, por lo tanto, no contarán como positivos.

En cualquier caso, se continuará vigilando la evolución del virus por si aparecen nuevas variantes y en caso de que la situación empeorase, el Ministerio de Sanidad podría de nuevo imponer más restricciones.

Para más información pueden acceder al siguiente enlace: https://www.sanidad.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/Nueva_estrategia_vigilancia_y_control.pdf

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Contacto

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.